Microficciones #127

•SOCIEDAD•
Anuncios

Microficciones #121

•ÚLTIMA CENA•

El camino de las gaviotas

Nota: Estoy configurando el blog (la página «Relatos antiguos») para que la experiencia de navegación sea más interesante y sencilla. Este relato «El camino de las gaviotas» pertenece a la lista de los primeros relatos que escribí.

No hay nostalgia peor
que añorar lo que nunca jamás existió

Joaquín Sabina

    Había llegado a su cita antes de tiempo, se sentó en un banco situado en la sombra de una amplia y larga avenida de aquella Barcelona regada por el olor a mar.
    Sacó de su mochila un pequeño cuaderno y un bolígrafo de color rojo. Abrió el cuaderno y posó su mano derecha en la hoja cuadriculada. Antes de comenzar a escribir, prestó atención al anillo de su pulgar. Siempre lo hacía, era una especie de ritual antes de posar la punta del boli en el folio. Mirar aquel anillo plateado con cenefas en relieve le transportaba a través del tiempo a un recuerdo encantador.
    Aquel anillo estaba ligado de manera íntima a su mejor amigo de la infancia. Ambos habían sido amigos inseparables desde bien pequeños hasta la mayoría de edad. Los diez y ocho años fueron los últimos que aquel amigo acomodado en el recuerdo conocería. Pero esta no es una historia melodramática, no… ésta es la historia de cómo una amistad verdadera es indestructible, y tan fuerte que ni la fría guadaña de la muerte puede destruirla. Continuar leyendo “El camino de las gaviotas”

La belleza de un mundo

Nota: Estoy configurando el blog (la página «Relatos antiguos») para que la experiencia de navegación sea más interesante y sencilla. Este relato «La belleza de un mundo» pertenece a la lista de los primeros relatos que escribí.

Nada hay bajo el sol, que no tenga solución.
Nunca una noche venció a un amanecer.

Warcry

Hay gente que teme la muerte. Yo pienso que no se debe temer lo inevitable. No, a mi siempre me ha dado miedo no vivir plenamente. No sé si mi historia le podrá interesar a alguien; si me leerán miles de personas, o tan sólo dos; pero sea como fuere, me apetece contarla. Continuar leyendo “La belleza de un mundo”