Microficción #113: ¡Me voy de vacaciones!

Hasta pronto

Cenefas