Microficción #123

•¡CÁLLATE!•