El Cuentacuentos: Romance 1

Anuncios

Microficción #82

(Imagen libre de licencia de: Unsplash)

Princesa

Cenefas

Desde la terraza

Nota: Estoy configurando el blog (la página «Relatos antiguos») para que la experiencia de navegación sea más interesante y sencilla. Este relato «Bajo una luna de otoño» pertenece a la lista de los primeros relatos que escribí.

El universo en una lágrima

Nota: Estoy configurando el blog (la página «Relatos antiguos») para que la experiencia de navegación sea más interesante y sencilla. Este relato «El universo en una lágrima» pertenece a la lista de los primeros relatos que escribí.

Quien quiera que cultive la fantasía en el arte está un poco loco. Su problema estriba en hacer interesante esa locura.
François Truffaut

    El príncipe elfo convertido en bruma se deslizó por debajo de la puerta del paritorio. Se materializó delante de los médicos y la madre que hacía esfuerzos para dar a luz, nadie lo veía, pues los humanos adultos no podían percibir a las criaturas mágicas. Su falta de fe les había arrebatado esa facultad. De no ser así, habrían podido ver el rostro más hermoso que la naturaleza hubiera esculpido, su pelo largo y espeso le caía en una melena blanca que le llegaba hasta los riñones. Sus orejas puntiagudas eran hermosas en su extrañeza y sus ojos, exentos de pupilas e iris, tenían un tono azul zafiro, signo de su familia.
    —¡Respira querida, respira! ¡Lo estás haciendo muy bien!
    El elfo miraba al hombre que acababa de hablar. Era joven y, bajo su nariz, descansaba un poblado bigote castaño que le otorgaba una edad que no le correspondía. La boca del príncipe se curvó en una sonrisa al sentir la pasión del hombre. Cualquier otra persona sólo vería un marido nervioso por el nacimiento de su primera hija, pero él, Ernir, último príncipe de la raza de los elfos, hijo de Regvar, veía el amor y la ilusión que el humano desprendía por cada uno de los poros de su piel. Aquel amor anonadaba a Ernir que torcía la cabeza en un ademán de pura atención.
    Se mantenía junto a la pared, observando aquel espectáculo natural. Se apartaba de las enfermeras cuando intentaban pasar, a pesar de que cualquier humano que entrara en contacto con él, le atravesaría como atraviesan el aire que respiran. No le gustaba cuando eso pasaba, le hacía sentir extraño, como un fantasma que en realidad no estuviera ahí. Aquellos pensamientos le habían llevado a protagonizar discusiones con su padre. Pero a sus escasos quinientos años, era un joven lleno de principios.
    —Un último esfuerzo. Continuar leyendo “El universo en una lágrima”

MICROFICCIÓN #4

DEL TRONCO DE UN ÁRBOL

En el tronco de un árbol soñando estaba,
con ojos de topacio el elfo que lloraba.
Y en la luz del ocaso un canto suena,
es el elfo el que llora de pura pena.

Canta a la luna bien satisfecha,
que una criatura nueva está en la brecha.
En la brecha del árbol de un bosque inerte,
el elfo que llora por el placer de verte.

Belleza de luz de la noche estrellada,
tú simple humana, él leyenda encarnada.
En los montes bañados por el cielo oscuro,
se encuentran dos corazones sanos y puros.

Y ese niño elfo, y esa niña humana,
y ese amor que suena a pasión pagana.
Es la luz del sol la que ha nacido,
esas almas gemelas se han conocido.

Y ahora él consuela, y ahora llora ella,
y sus lágrimas brillan como mil estrellas.
Y ese árbol viejo que queda ya marchito,
padre orgulloso de su querido hijito.

Porque el elfo ama, porque el elfo crece,
y con la humana miran como el sol aparece.
Y ese árbol viejo, y ese amor infante,
se despiden con el ritmo de su último cante.

© 2015 M. Floser.

Pasión cinco estrellas

El erotismo es una de las bases del conocimiento de uno mismo, tan indispensable como la poesía.
Anaïs Nin

    El sonido del agua cayendo en la bañera se mezclaba con la música que invadía la habitación de aquel hotel de cinco estrellas. La cama, completamente deshecha, era el claro escenario de una noche llena de pasión. La ropa que se esparcía por el suelo, sin orden, era testigo directo de aquella lucha por el placer.
    Desde el cuarto de baño, con la puerta abierta y el agua cayendo en picado, sonaba una risita femenina que mezclaba placer y picardía. Continuar leyendo “Pasión cinco estrellas”