MICROFICCIÓN #6

CULPA AJENA

No es justo que me haya castigado a mí. Sé que no va a tardar en encontrarme, seguramente ya está viniendo hacia aquí, pero me da igual. Mientras espero, puedo disfrutar del sonido del río. Siempre me ha relajado tirar piedras y ver como se crean ondas. Me ayuda a pensar y ahora necesito hacerlo. El maestro es muy duro, siempre está encima mío y se olvida de que somos dos alumnos, y que no solo yo me porto mal. Igualmente, hoy no tiene razón, hoy no me merecía la bronca porque no he sido yo. Ha sido ella; mi hermana ha decidido usar sus poderes para que esa pobre rana reventara desde dentro. Yo la intenté frenar, incluso siendo travieso sé dónde están los límites. Pero qué más da, ¿no? Me he ganado la fama de niño malo, y ahora cualquier cosa que pase cerca de mí, parece que debe tener mi firma. Una vez leí una frase en un libro «si tratas demasiado tiempo a una persona como a un ladrón, al final te acabará robando», me da miedo que me conviertan en lo que no soy mientras la psicópata de mi hermana se libra de todo castigo.

© 2015 M. Floser

Gotas de sangre

El que derrama sangre, verá su sangre derramada.
Génesis (La Biblia)

    Todo sucedió en Galicia; en una gran casa de fachada turbia y paredes que parecían eternas, imposibles de distinguir por la continua oscuridad y la vejez y suciedad de éstas.
    Un grupo de niños, siempre dispuestos a impresionarse entre ellos, dispuestos a demostrar su valía; invadieron aquella lúgubre mansión para pasar en ella la noche.
    Los amigos llegaron por la tarde y se adentraron en la casa abandonada. Sigue leyendo