Microficción #135

•SANTUARIO•