El caso Grimm

Nota: Estoy configurando el blog (la página «Relatos antiguos») para que la experiencia de navegación sea más interesante y sencilla. Este relato «El caso Grimm» pertenece a la lista de los primeros relatos que escribí.

El crimen hace iguales
a todos los contaminados por él.

Lucano

Cuando el teléfono sonó en plena madrugada, el detective James Wilde supo de qué se trataba. No era la primera vez que llamaban a aquellas horas. No le costó demasiado espabilarse, llevaba un mes sin dormir demasiado. Justo el tiempo que hacía que aquel maldito caso había comenzado.
    Wilde colgó el teléfono sin inmutarse, ya esperaba recibir aquella noticia como si de una predicción se tratara. Se sentó en el borde de la cama de matrimonio, mirando el lado del colchón donde no hacía mucho dormía su pareja. La tensión de un caso tan horrible, había podido más que el amor que Marcus decía sentir hacia James. Éste intentaba no pensar en ello, tenía demasiadas cosas en la cabeza. Recordaba, según avanzaba el caso, como había comenzado todo. Lo que parecía un hecho atroz pero aislado, acabó siendo la investigación más dura de sus diez años en el cuerpo. Sigue leyendo

Sábado

Nota: Estoy configurando el blog (la página «Relatos antiguos») para que la experiencia de navegación sea más interesante y sencilla. Este relato «Sábado» pertenece a la lista de los primeros relatos que escribí.

“Nuestras ideas deben ser tan amplias como la naturaleza si aspiran a interpretarla.
Arthur Conan Doyle

    Todo comenzó aquella odiosa mañana de otoño. Era sábado. ¿Que cómo lo recuerdo? Quizá lo recuerdo por los gritos repelentes de los niños que jugaban en la calle disfrutando de su día de fiesta, quizá fuera la mañana más bonita que había visto nunca o quizá sea por aquella resaca; el sabor pastoso que te queda tras un viernes de excesivo alcohol. Sea como sea, recuerdo que era sábado.
    Me llamo Marquez. Sí, lo sé, es un apellido, pero nunca me ha gustado la broma macabra que mis padres eligieron como nombre y siempre he sido demasiado perezoso como para cambiármelo, así que podéis llamarme Marquez, o simplemente: no llamarme; eso es cosa vuestra. Sigue leyendo

Kill

Nota: Estoy configurando el blog (la página «Relatos antiguos») para que la experiencia de navegación sea más interesante y sencilla. Este relato «Kill» pertenece a la lista de los primeros relatos que escribí.

Aquel que tú lloras por muerto,
no ha hecho más que precederte.

Séneca

    Abrir la puerta con la ganzúa y adentrarse en el piso no le había llevado más de un minuto. Ante él se abría un largo pasillo oscuro que desembocaba en una pequeña estancia iluminada por la luz de un televisor cuyo volumen estaba lo suficiente alto como para que la víctima no escuchara el martillear de la pistola con silenciador.
    Los mocasines italianos pisaban con sigilo el suelo de madera. Avanzaba con cuidado mirando atentamente al parqué ensombrecido para evitar pisar algo que pudiera delatarle. Aún con la escasa luz, se distinguió la mueca de asco del asesino al ver en el suelo una corteza. Algo que siempre había odiado era la suciedad, su obsesión por el orden afloró en aquel momento.
    Siguió adelante, echando un último vistazo a la corteza. Cuando llegó a la estancia, se encontró tras un sillón de cuero situado delante del televisor. Sigue leyendo