Microficción #120

•LA NADA•