MICROFICCIÓN #3

COMO DAVID CONTRA GOLIAT

Se detuvo en medio de aquel mar de arena. La brisa, calentada por el sol de justicia, le echaba hacia atrás la gabardina color tierra. Tenía la cabeza gacha, y su sombrero de ala ancha, cuyos laterales se alzaban hacia el cielo, le ocultaba ligeramente el rostro. El humo del cigarro le ascendía por la mejilla izquierda y se difuminaba poco a poco en la inmensidad del aire. No era alto, pero tampoco bajo. Sus piernas estaban enterradas en la arena hasta las espinillas. Sigue leyendo