Microficción #132

•ONIRIA•