El cuentacuentos: Lorelan 1

{Nota fija} ¿Qué es «el Cuentacuentos»? Es una sección que he recuperado de mi antiguo blog. En ella escribiré una historia en cuatro partes, incluyendo palabras que me dejéis —ya sea en los comentarios del blog, o en mi cuenta de Twitter (Una palabra por persona). Cuando la historia llegue al final, las palabras que me dejéis servirán para el inicio de la siguiente historia. ¡Pero no os conforméis con dejarme palabras como «amor» y «paz»! No, no, no… ¡ponédmelo difícil! ¿Jugamos? {Nota fija}

Microficción #87

(Imagen libre de licencia de: Erik Stein)

El anillo

Cenefas

Microficción #73

(Imagen libre de licencia de: Bessi)

Sorprendido

Cenefas

MICROFICCIÓN #7

GALEGO

LUISGAR

Por fin, tras tanto tiempo luchando contra el mar bravío, divisaron el faro de Fisterra y respiraron el aroma familiar que dejaba claro que habían vuelto a su hogar. La Costa da Morte les recibía con su belleza encantada y aquel edificio cuya luz les guiaba por unas aguas teñidas por la negrura de la noche abierta, les daba la bienvenida después de tanto tiempo apartados de sus casas. El viaje había sido largo, y los peligros que encontraron en él, habían hecho que sus aspectos se vieran envejecidos por el sufrimiento. Las Bruxas do Mar los habían perseguido durante días, levantando poderosas olas, como colosos acuáticos llenos de inquina. Todo eso ya había pasado, y el barco bautizado como Oscuridade III, finalizaba su travesía con algunas bajas, pero con su misión cumplida: volver a casa con el Cayado de la Desesperación, el arma más poderosa de las bruxas.

© 2015 M. Floser

(Nota: solo los derechos del texto me pertenecen)

— Imagen de Luis García Gaciño —

www.twitter.com/NavLgg
www.instagram.com/navlgg/

MICROFICCIÓN #4

DEL TRONCO DE UN ÁRBOL

En el tronco de un árbol soñando estaba,
con ojos de topacio el elfo que lloraba.
Y en la luz del ocaso un canto suena,
es el elfo el que llora de pura pena.

Canta a la luna bien satisfecha,
que una criatura nueva está en la brecha.
En la brecha del árbol de un bosque inerte,
el elfo que llora por el placer de verte.

Belleza de luz de la noche estrellada,
tú simple humana, él leyenda encarnada.
En los montes bañados por el cielo oscuro,
se encuentran dos corazones sanos y puros.

Y ese niño elfo, y esa niña humana,
y ese amor que suena a pasión pagana.
Es la luz del sol la que ha nacido,
esas almas gemelas se han conocido.

Y ahora él consuela, y ahora llora ella,
y sus lágrimas brillan como mil estrellas.
Y ese árbol viejo que queda ya marchito,
padre orgulloso de su querido hijito.

Porque el elfo ama, porque el elfo crece,
y con la humana miran como el sol aparece.
Y ese árbol viejo, y ese amor infante,
se despiden con el ritmo de su último cante.

© 2015 M. Floser.