Cambio de rumbo

¡Hola flosers! Hoy estoy muy contento. «¿Por qué, Floser? ¡Por favor, no nos hagas esperar más! ¡Cuéntanoslo, por el amor de cien centauros!», así… qué exagerados sois a veces. Vale, os lo cuento, pero porque me insistís, y porque sois más majos que las rupias: ¡este blog va a cambiar drásticamente!

Tras mucho meditarlo en los últimos días, especialmente el fin de semana pasado, me he dado cuenta de que algunas secciones que me obligaba a mantener, no me llenaban. Más bien al contrario, hacían que tuviera menos ganas de actualizar el blog. Secciones de artículos, reseñas, y cosas por el estilo, que no tenían nada que ver con la persona a la que —por el motivo que sea— seguís. Yo soy escritor, contador de cuentos. No soy articulista, tampoco soy reseñista. Por este motivo he decidido convertir el blog en un templo de los relatos. Algunos más cortos, como los que encontraréis en la sección «Microficciones». Otros más largos, como los que publico en la sección «Mis relatos»/«Relatos nuevos». Os voy a hacer un pequeño listado de las secciones que hay ahora mismo en el blog. Para que sepáis lo que se mantiene, y lo que voy a estrenar en breve:

MICROFICCIÓN #9

EL MONSTRUO

El doctor Frankenstein se vio acorralado por aquella abominable criatura a la que él mismo le había dado la vida. El monstruo alzó sus mastodónticas manos de distinto color cada una, cosidas a las muñecas de forma burda, y rodeó con ellas el cuello de Víctor cuyo rostro se desencajaba por el miedo. La cara del monstruo reflejaba una mezcla de emociones: la rabia se juntaba con la confusión en aquella expresión bobalicona pero aterradora. La criatura apretó las manos y el doctor sintió como el aire dejaba de acudir a sus pulmones. Sigue leyendo

MICROFICCIÓN #7

GALEGO

LUISGAR

Por fin, tras tanto tiempo luchando contra el mar bravío, divisaron el faro de Fisterra y respiraron el aroma familiar que dejaba claro que habían vuelto a su hogar. La Costa da Morte les recibía con su belleza encantada y aquel edificio cuya luz les guiaba por unas aguas teñidas por la negrura de la noche abierta, les daba la bienvenida después de tanto tiempo apartados de sus casas. El viaje había sido largo, y los peligros que encontraron en él, habían hecho que sus aspectos se vieran envejecidos por el sufrimiento. Las Bruxas do Mar los habían perseguido durante días, levantando poderosas olas, como colosos acuáticos llenos de inquina. Todo eso ya había pasado, y el barco bautizado como Oscuridade III, finalizaba su travesía con algunas bajas, pero con su misión cumplida: volver a casa con el Cayado de la Desesperación, el arma más poderosa de las bruxas.

© 2015 M. Floser

(Nota: solo los derechos del texto me pertenecen)

— Imagen de Luis García Gaciño —

www.twitter.com/NavLgg
www.instagram.com/navlgg/