Microficción #124

•CANTA PARA MÍ•

Microficción #104

Desastre

Cenefas

Microficción #70

1-imagen-miercoles
(Imagen libre de licencia de: Daria Yakovleva)

Golosos

Cenefas

Microficción #52

imagen-share
(Imagen libre de licencia de: Funky Focus)

Magia 2.0

MICROFICCIÓN #14

EL BARCO

Sigo surcando los siete mares en busca de esa bruja que nos ha destrozado la vida a mis grumetes y a mí. Juro por el sucio kraken que daré con ella y le arrancaré los ojos. Estoy cansado de esta imagen cada vez que me veo reflejado. De esta podredumbre que me define. Soy un muerto en vida y detesto ver la imagen de mi mano empuñando con decenas de huesos la espada que usaré para ensartar a esa ramera.
    Estoy cansado de que el influjo de la luna me haga parecer un monstruo. Cansado de que incluso este navío se empeñe en desaparecer en cuanto entra en contacto con otro barco. Estoy cansado de los abordajes que terminan en cuanto los enemigos posan sus ojos en nuestra truculencia. Estoy cansado de este hechizo que no hace más que dificultar mi vida. Si es que a esto se le puede llamar vida. Siento si suena demasiado negativo para vosotros, marineros de agua dulce, pero lo cierto es que estoy cansado de esta condena que me ha sido impuesta.

© 2016 M. Floser.

MICROFICCIÓN #12

¡Hola a todos/as! Hoy os traigo una publicación muy especial. Hace poco le pregunté a un contacto mío en Twitter si le apetecería traducir un relato mío a su idioma natal, el gallego. Su aceptación fue contundente e inmediata. Así pues, escribí un relato para la ocasión y se lo envié. El otro día recibí su respuesta con la traducción.

Espero que os guste tanto como a mí. El galego es un idioma que adoro, me parece uno de los más bonitos que hay, y si no pensara así, no le habría pedido que lo tradujera.

Muchas gracias, Luis, te lo dedico a ti.

MEIGA

A súa risa soou de entre as árbores do bosque. Aguda e arrepiante, traída polo vento nun eco que morría lentamente pouco a pouco. Estaba listo para enfrentarme a aquela meiga, aínda que iso fose o meu fin. Eu non sabía como facelo, a súa presenza ofuscaba a miña presenza, coma un elefante tapándolle a luz do sol a unha formiga. Sigue leyendo