Letras invitadas 9: Error fantasmal, una historia de Pilar Alvarellos Lema

Nos situamos delante de la puerta principal de un castillo o una mansión. Parece vacío y el color de la foto, azulado, le ha un aspecto fantasmal. El relato se titula "Error fantasmal" y está escrito por Pilar Alvarellos Lema.
Un error fantasmal, de Pilar Alvarellos Lema. Imagen libre de licencia: Pixabay.
Un error fantasmal es un relato de terror escrito por Pilar Alvarellos Lema perteneciente a la sección Letras invitadas, en ella publico historias de fantasía, ciencia ficción y/o terror escritas por mujeres y protagonizadas por mujeres. Si eres escritora y quieres ser publicada en esta sección te invito a leer las siguientes bases.
cenefa2

UN ERROR FANTASMAL, DE PILAR ALVARELLOS LEMA


ARMADURA RELUCIENTE, era lo primero que se veía cuando entrabas en el castillo. Me gustaba corretear por él, recorría todas las habitaciones y me escondía en lugares donde no llegaba la luz, pasando desapercibida. Conocía cada rincón, cada puerta secreta que llevaba a oscuros y fríos pasadizos. Llevaba muchos años allí, más de los que había vivido. Había visto nacer y morir a los descendientes de la primera familia que se instaló allí. Nunca quise interactuar con los vivos, me gustaba contemplar el día a día de aquella gente, me hacía sentir viva. Escuchaba con devoción los cotilleos entre las damas, y disfrutaba viendo sus vestidos nuevos que lucirían en los bailes, que se celebraban en el gran salón. Lloraba cada muerte y reía con cada nacimiento. Pero… una vez cometí un error. Había una niña. Me recordaba a mí de pequeña. Su padre siempre viajaba, su madre sólo pensaba en fiestas. Pasaba mucho tiempo sola. Yo, en un momento de ternura, empecé a manifestarme ante ella. Jugábamos largas horas. Disfrutábamos cada momento. La madre se puso histérica, cuando entró una vez en la habitación y vio cómo se movían las cosas, aparentemente solas. Comenzó a gritar como una loca por todo el castillo: ¡un fantasma! ¡Un fantasma! Se armó una muy gorda. Intentaron calmarla y hacerla entrar en razón. Pero al poco tiempo se fue, arrastrando de la mano a la pequeña, que no paraba de llorar. Pude ver un moratón en uno de los grandes y azules ojos de la niña. Sentí una rabia enorme. Aquella mujer no tenía ningún derecho de pegarle a su propia hija, a esa niña tan buena e inocente, que no había hecho nada malo, salvo esperar un poco de cariño de los vivos, que nunca recibió. Entonces no pude controlarme y empecé a descargar mi ira, tirando todo lo que encontraba a mi paso, haciendo que las puertas y ventanas se abrieran y cerraran. En la biblioteca tiré todos los libros al suelo, uno por uno, hasta que no quedó ninguno en su sitio. Aquello horrorizó y atemorizó a la gente que allí vivía. Salieron despavoridos del castillo, como alma que lleva el diablo. Entonces comprendí que ya nadie querría volver a vivir allí. Que me quedaría sola para siempre. Ese era mi castigo por aquella debilidad. Los muertos no deben mezclarse entre los vivos, mientras estos últimos no sean conscientes de su propia muerte.

Pilar Alvarellos Lema
Soy gallega, escribo relatos de misterio y terror. Desde siempre me gustaron esos temas y devoraba todo lo relacionado con ello. Sigo haciéndolo.
BlogTwitter

¿Quieres ser publicada? Entra en el siguiente enlace:

Bases Letras invitadas

• Otros relatos de la sección Letras invitadas:

¡Coméntame o morirá un gaticornio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .