Letras invitadas 2: No te marches sin decir adiós, una historia de Helly Raven

Vemos una imagen negra pero una luz blanca recorta la silueta de una mujer. No vemos ningún rasgo, solo una línea de luz que repasa el perfil de la mujer, su frente, su nariz, su boca, su mentón, su cuello y sus pechos. El relato, escrito por Helly Raven, se titula: No te marches sin decir adiós.
No te marches sin decir adiós, de Helly Raven. Imagen libre de licencia: Pexels.
No te marches sin decir adiós es un relato de fantasía escrito por Helly Raven perteneciente a la sección Letras invitadas, en ella publico historias de fantasía, ciencia ficción y/o terror escritas por mujeres y protagonizadas por mujeres. Si eres escritora y quieres ser publicada en esta sección te invito a leer las siguientes bases.

cenefa2

NO TE MARCHES SIN DECIR ADIÓS, DE HELLY RAVEN


ANA DESTROZA todo a su paso. Se encierra en el baño, sola, sintiéndose más miserable que nunca. Prisionera de las palabras que no puede decir y de las que sí puede escuchar. En un hogar que no es el suyo y donde su opinión vale menos que la del perro. Se acerca al espejo, se frota molesta los ojos para impedir que broten las lágrimas, la impotencia es el peor de los castigos. Piensa en su casa, en sus padres y en la ironía de haberse marchado para ser libre… ¿allí?
      Echa al suelo los frascos sobre la repisa, arranca las toallas de su soporte, desprende parte de la cortina, y, aunque sabe que no es más que una rabieta tonta, que tendrá que recoger todo luego, no puede evitar la satisfacción de haber destruido el orden imperante. Se sienta, la espalda apoyada en la pared fría. Comienza a despojarse de los anillos, se arranca las pulseras. Hasta que sus manos tocan el collar con su dije en forma de guitarra eléctrica, por unos segundos no sabe qué hacer, pero finalmente, también lo tira con furia al suelo, junto al revoltijo que ya ha hecho.
      —Estúpida, tonta, idiota… —se insulta en murmullos. Deseando tener cerca una cuchilla, un vidrio roto, algo que la ayude a hacerse todo el daño que querría hacerle a los demás. Fija la vista en la superficie de azulejos. En las toallas… ¡Qué fácil sería!
      Se pone en pie, toma una, la ata a la llave de la ducha. Sabe que no se necesita más que un pequeño espacio entre sus nalgas y el suelo para que la presión de la tela sobre su cuello la sofoque hasta que todo termine. Se decide con un encogimiento de hombros. ¿Quién va a extrañarla? Un nudo fuerte y se deja caer lentamente.
      —¿Te marchas así, princesa? —la voz viene de su mente que comienza a obnubilarse con la falta de aire, pero es su voz.
      La mirada corre sola hacia la pequeña guitarra abandonada. Una réplica casi perfecta de la que él siempre lleva, de su favorita. Esa con la que hace maravillas, con la que la ayuda a soñar.
      —¿Te vas sin despedirte? ¿Sin conocerme siquiera? ¿Sin decirme lo que piensas? —es ridículo escuchar a alguien de ese modo, como a un fantasma. Alguien que aún no ha muerto. Quiere reírse de su propia locura, pero la tela le corta cada vez más la respiración.
      Puede que alucine, pero lo siente ahí, junto a ella, sujetándole el cuerpo para evitar que caiga y termine ahorcada en serio.
      —De pie, Ana… ¡¡¡ahora!!! —y ella obedece. Sin fuerza apenas, pero consiente de que sus órdenes no son replicables.
      Con mucho esfuerzo se levanta, desata el nudo que le oprime la garganta y comienza a toser, sujetándose del lavamanos. Cuando intenta rescatar el collar el mareo la vence y acaba de rodillas, abrazada a su talismán, llorando las lágrimas que le quemaban el pecho. Las que no había dejado escapar en días. Las que se llevan el recuerdo de su alocado intento de dejar de existir.
      —No me voy a ir. No sin agradecerte… No lo haré… Lo prometo —murmura entre sollozos, sonriente.

En algún lugar de la diáspora, él toma su guitarra y sale al escenario. Con un torbellino de luces y sombras en la mente. Con la certeza de que alguien, allá afuera, vive por su causa.

Helly Raven
Mi nombre es Helly, tengo 27 años, soy cubana y escritora autodidacta. Graduada de Veterinaria. He participado en varios concursos a nivel nacional y hasta el momento mis publicaciones solo están en Wattpad.
TwitterWattpadMedium

Si te ha gustado puedes suscribirte al blog:


Únete a 247 seguidores más

¿Quieres ser publicada? Entra en el siguiente enlace:

Bases Letras invitadas

• Otros relatos de la sección Letras invitadas:

¡Coméntame o morirá un gaticornio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .