Microficción #194

Noche, Japón. Estamos en un callejón, ha llovido y el asfalto mojado se ilumina con todos los colores de neones. Una mujer pasa por delante del callejón, lleva un paraguas cerrado.

El título del relato es: «La ciudad duerme».

cenefa2

JAPÓN SIEMPRE había sido una obsesión para ella, llevaba queriendo ir desde que le regalaron su primera espada a los doce años, pero la profesión de Cazadora Sombra es muy esclava y entre unas cosas y otras1 siempre lo había tenido que retrasar. Ahora, a los treinta y cuatro años, por fin pisaba el país del sushi, del anime, ¡del todopoderoso Son Goku! Y la gran putada era que solo había viajado hasta allí para matar a un sombra. «¡Putos sombras, le quitan la gracia a todo!», pensó desde la oscuridad del callejón. La calle estaba mojada, había estado lloviendo durante horas y el suelo delante de la bocacalle se iluminaba con todos los colores del Arcoíris2.
    Esperó pacientemente, mirando de vez en cuando el reloj, o todo lo paciente que puede ser una persona parada en un callejón de Japón en vez de estar haciendo turismo y poniéndose hasta el culo de nigiris, ramen y mochis.
    Las 06:00 p. m.
    Se acercó a una pared, posó en ella los dedos índice y medio, enguantados, y empezó a dibujar un símbolo mágico cuyos trazos parecían quemar la pared y que a primera vista parecían formar un pene, con sus dos testículos completamente esféricos, pero que si lo mirabas entrecerrando los ojos te dabas cuenta de que, en efecto, parecían formar un pene con sus dos testículos completamente esféricos. Luego, como para disimular el arte fálico, empezó a garabatear una serie de runas, una en el glande, otra en el testículo izquierdo completamente esférico, otra en el testículo derecho completamente esférico y cuatro más en el cuerpo cavernoso del pene, que daba para escribir los agradecimientos del libro Magia negra, brujería y principios básicos de la adoración a Satanás de Tobías Óscurum con letra moderadamente pequeña. Las líneas del pene y sus dos testículos completamente esféricos se iluminaron con colores que dejaban en ridículo al Arcoíris y que habrían deprimido mucho a Azami la Coja si los hubiera visto, luego todo el miembro viril se rellenó de luz y en ese momento, si dos personas hubieran pasado por allí, habrían podido discutir sobre si aquello era un pene con sus dos testículos completamente esféricos o un cohete en plena ignición, saliendo de dos nubes de humo completamente esféricas.
    —ANALIZANDO FACCIONES —dijo una voz que parecía hablar con la boca dentro de una lata—, POR FAVOR, ACÉRQUESE A LA MARCA.
    Se acercó a la marca y su cara se iluminó.
    —ANÁLISIS CORRECTO. CAZADORA SOMBRA DETECTADA: 155879. INICIANDO TRANSMISIÓN.
    —Saludos, 155879, bienvenida a Japón.
    —Hola, 1 —respondió 155879 con tono seco3.
    —Tu misión será localizar a Nuxum Tenebrosum, y matarlo.
    —Nuxum Tenebrosum. Cada vez se ponen nombres más ridículos. ¿Qué tipo de sombra es?
    —No es un sombra.
    —¿Un trol?
    —No.
    —¿Vampiro?
    —Nope.
    —¿Alguien que hace la tortilla de patatas sin cebolla?
    —Aún peor.
    —No hay nada peor.
    —Lo hay.
    —Lo dudo.
    —Déjame hablar, 155879.
    —Vale —dijo ella—, pero no hay nada peor —remató.
    —Nuxum Tenebrosum es un cazador sombra.
    —¡Menudo plot twist!
    —Era mi…
    —¡Calla, no me lo digas! ¿Era tu alumno más aventajado, entonces un día se dio cuenta de su verdadero poder, te dijo que quería ir a una misión que a todas luces parecía un suicidio y tú le dijiste que no estaba preparado, así que él se rebeló contra ti y dijo que no podía seguir desperdiciando su inmenso poder con gente que no le apreciara, así que desertó y se convirtió en Nuxum Tenebrosum, señor oscuro?
    —¡Casi! Era mi pedicuro, un día le pedí que mirase bien entre el dedo gordo y el segundo, que a veces se me formaban pelotillas, se ve que no le apeteció demasiado, así que desertó y se convirtió en Nuxum Tenebrosum.
    —Como motivación de un supervillano no es de las mejores.
    —Nuxum Tenebrosum está en Japón.
    —Lo deduzco, si estuviera en Portugal no entendería muy bien mi presencia aquí.
    —Está buscando el orbe sombra, un orbe capaz de controlar a cualquier sombra, incluso a los más rebeldes, a los que van contra el sistema sombra4.
    —¿Y no es preferible que lo capture y lo lleve ante nuestra ley?
    —¡Mis cojones! Ese cabrito me ha dejado sin pedicuro, tengo unos juanetes de órdago y encima hemos gastado un pastizal en enviarte a Japón. ¿Tú sabes cuánto cuestan los billetes a Japón?
    —Llevo desde los doce años queriendo venir, así que sí, lo sé.
    —Pues eso, mata a ese cabrón y empieza cortándole los pies. Es una orden.
    155879 se cuadró, cuando 1 decía: «Es una orden», no había más que decir, era el equivalente a decirle a un hombre: «¡No hay huevos de comerse ese saco de guindillas infernales!» a lo que el hombre dirá: «¡¿Que no hay huevosh?!» y se lanzará de cabeza al saco y se lo comerá aunque reviente por dentro.
    —Así será, 1.
    —Te deseo suerte, 155879, la vas a necesitar.
    La comunicación se cortó, el pene se vació de luz, luego los trazos se borraron y la pared quedó libre de símbolos que harían que una monja se santiguara.
    —Así que tengo que matar a un cazador sombra descarriado —dijo en voz alta 155879—, bueno, no puedo matar a nadie con el estómago vacío, eso va contra cualquier convenio. ¿Harán buenas comidas en el Arcoíris ese?
    155879 resopló y, ante la queja de su estómago, se encogió de hombros y se dirigió al prostíbulo sin ser consciente de que, en efecto, allí se hacían buenas comidas, pero no de las que ella esperaba.




N. del A.
► Pulsa en los números para regresar al texto.

1. Las unas cosas incluían cabezas de demonio saltando por los aires, despidiéndose de sus cuerpos, y las otras cosas tenían mucho que ver con lanzarse a las fauces de un leviatán igual que la que se tira desde el trampolín de una piscina para darse un chapuzón en una tarde calurosa de julio, claro que si no se llevaban a cabo los cálculos necesarios y no se tenían bien afiladas las armas, la escena se parecía más a alguien tirándose desde el trampolín de una piscina vacía independientemente de la temperatura y el mes en el que se hiciera la estupidez.
2. Cabe mencionar que Arcoíris es el nombre de un prostíbulo con un cartel de neón muy colorido que proyecta su luz en el asfalto. Siento romper la magia. El burdel está regentado por Azami la Coja, a la que en realidad le falta una mano y la llamaron la Coja en un derroche de originalidad sin precedentes.
3. Había cierta tirantez entre 155879 y 1 porque antes de partir hacia Japón ella le había pedido permiso para hacer turismo y frikear un poco, a lo que 1, tras un minuto de silencio que no tenía nada que ver con presentarle sus respetos a un cazador sombra fallecido recientemente, le dijo: «¡Ni turismo ni turisma!».
4. Para que te hagas una idea de lo pasotas que son, a estos sombra les da igual lo que dicta la sociedad sombra, son de los que, si van a devorar a un humano, lo hacen con cuchillo y tenedor. Así de locos están.


¡Coméntame o morirá un gaticornio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .