Relato basado #3

Estamos en otro planeta, en una colina de nieve y hielo lejana hay dos siluetas junto a una nave, observando el cielo estrellado cruzado por un cometa en llamas.

El título del relato es: "Alianzas".

cenefa2

[Nota fija]→ Relato basado es una sección en la que escribiré historias inspiradas en artículos que vaya leyendo y que me parezcan interesantes.

Titular:

«EE.UU. habría realizado un “Acuerdo secreto” con alienígenas para preservar la humanidad.»

Fuente: Código oculto

Pulsa en el nombre de la fuente para leer el artículo original.

cenefa2

BIENVENIDOS A La nave del misterio. Perdón, es broma, es que soy muy fan de ese programa vuestro. Debo reconocer que si algo sabéis hacer los humanos es televisión. En mi planeta solo hay dos programas: el de Lavado de cerebro, y el de Lavado de ropa de color —aunque este último es solo para las lavadoras, otro gran invento vuestro. Antes quitábamos las manchas de nuestra ropa a base de insultos. Claro está que en mi planeta las manchas son unas bestias diminutas que no llevan bien que te metas con ellas. Son extremadamente sensibles y desde que tenemos lavadoras suelen ser felices, les gusta darse un chapuzón y dar vueltas (sobretodo durante el centrifugado), cuando termina el programa se van más contentas que un burkut bien alimentado—. Perdón, me he liado. Si me acompañáis os presentaré a Kuri, mi compañera, mi amor, mi… churri, como decís vosotros. Es esa que está esperando junto a la nave, ¿la veis? Con el ceño fruncido y esa cara que parece que esté diciendo: «¿A qué narices huele aquí?», es experta en poner esa cara todo el tiempo, también es experta en artes marciales, armas pesadas, ligeras y peso pluma, así que se le permite fruncir el ceño. Es muy buena, me protege siempre y tiene en cuenta mi opinión.
    Hemos quedado para hablar del próximo viaje a la Tierra, ¡sí, a vuestro planeta! ¿A que mola? La primera vez que viajamos a la Tierra fue en vuestro 1947, yo tenía unos cincuenta furjits —vuestros treinta años—. Acabamos en un terreno la mar de majo, con una alfombra dorada que luego descubrimos que vosotros llamáis Campos de maíz y que incluso les hicisteis una película biográfica titulada Los chicos del maíz o algo así. La verdad es que esperábamos no encontrarnos con nadie, pero como dice Kuri: «Las cosas rara vez salen como uno quiere, Mushai». Mushai soy yo, es el diminutivo de Mushainamalayan, un nombre como otro cualquiera. El caso es que en aquel viaje de expedición nos vio un tipo de vuestra especie, bajito y redondo como un lop-lop mutante, olía como un lop-lop mutante que no creé en la higiene y esas cosas y se movía como un lop-lop mutante con rozaduras en los muslos. El primer instinto de Kuri fue atacarle, por suerte la frené y traté de comunicarme con el humano. Salió corriendo como si mis palabras fueran uno de esos rifles láser que tanto le gustan a mi Kuri, luego entendí que nuestro idioma suena un poco agresivo comparado con el vuestro, como si le hubiera dicho: «¡Te voy a sacar las entrañas por la nariz, las voy a pisar y luego te las voy a meter por el culo!», o algo por el estilo. Nos largamos de la Tierra antes de que llegaran las autoridades o quien fuera que mandara ahí. El siguiente viaje fue en vuestro 1949, ahí ya íbamos convencidísimas de que contactaríamos con el mandamás. Ahí empezó todo, ahí empezaron las negociaciones para construir la alianza entre nuestros mundos.
    —¡Hola, Kuri!
    —Hey.
    Perdona el derroche de romanticismo, sé que podemos parecer un poco… empalagosas, como decís vosotros, pero qué queréis que os diga, estamos en el mejor momento de nuestra relación.
    —Tranquila, tigresa, que nos están viendo.
    —¿Qué haces con ese chisme, Mushai?
    —Se llama Smartphone, Kuri. He decidido hacerme youtuber.
    —¿Youtuqué?
    —¡No, youtuber! Ya sabes, grabo vídeos, los cuelgo en la red y la gente los ve. ¿Por qué miras para arriba?
    —No sé en qué red pretendes colgarlos.
    —No, la red es… bueno, da igual. Estoy haciendo un directo para que nuestros amigos humanos vean cómo preparamos el viaje.
    —«Nuestros amigos humanos», ¿en serio crees que son eso?
    —¡Claro! Nos han dado muchas cosas buenas: la lavadora, la rueda, Internet, ese fan nuestro… Iker Jimenez y hasta esa cosa que comen, ¿cómo se llamaba? ¡Ah, sí! Oreos.
    —Nosotros les dimos la bomba atómica, la energía nuclear, la electricidad y ellos se lo apropiaron, como si hubiera sido cosa suya.
    —Pero si ellos usaron la bomba atómica dos años antes de que nosotras llegáramos.
    —¿De qué lado estás?
    —Del tuyo siempre, pero…
    —Ni pero ni pera.
    —Eso es tan humano… en fin. ¿Cuándo despegamos?
    —En noventa farcions.
    Noventa farcions son unos sesenta minutos de vuestro tiempo.
    —¿Con quién hablas, Mushai?
    —Ya te lo he dicho, estoy haciendo un directo. ¿Qué tenemos que hacer en este viaje?
    —Por lo visto hay un humano (dicen que es humano, pero cuando lo veas vas a pensar que es un mu-hak de pelo rubio), es el líder de ese sitio en el que cocinan perritos.
    —¿Cocinan perritos? ¿Te refieres a América?
    —Eso.
    Kuri no se refiere a vuestras mascotas, esas cosas tan listas y adorables, siempre se confunde. Se refiere a lo que vosotros llamáis Hot dogs, me chiflan.
    —¿Entonces vamos a Washington D. C.?
    —Así es. Vamos a reunirnos con un tal Donald Trump.
    —¡Interesante! ¿Cuál es el motivo de la reunión?
    —Yo qué sé, parece que se ha empeñado en construir un muro que rodee a todo el planeta para que los extrajenros de otros planetas no podamos acceder y pretende que lo paguemos nosotras. ¿Ves por qué no los considero amigos?
    —Eso es injusto, no todos los humanos son como el tipo este. ¿Te acuerdas de aquel otro al que llamaban “El rey” y que cantaba tan bien?
    —¿King Africa?
    —No, mujer, Elvis.
    —Ah, sí. Hicimos bien en abducirle. En fin, deja el vídeo ese y prepárate para despegar.
    Pues ya lo veis, parece ser que uno de vuestros líderes se ha dado un golpe en la cabeza y no piensa con claridad. A ver cómo se soluciona esto, aunque espero que el tal Trump no se ponga muy… gallito, como decís vosotros, porque veo que Kuri ha llegado al límite de su paciencia. En fin, mushayers, nos vemos en el próximo vídeo. No olvidéis suscribiros, darle al like y si os ha gustado el vídeo compartidlo en vuestras redes sociales. ¡Larga vida y prosperidad! ¡Ja! Me encanta esa serie, está tan mal documentada…

¡Coméntame o morirá un gaticornio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .