Al tema #1

En la imagen se ve simplemente una superficie de piedra o tierra agrietada. Por las grietas circula lava ardiendo.

El título del relato es: Cerca del volcán

cenefa2

¡Nueva sección! Ay que ver lo que me gusta traerte cosillas nuevas. En este caso te presento «Al tema», esta es una subsección dentro de «Juegocuentos» —que por cierto, también es nueva—, en ella escribiré un relato inspirándome por en tema generado automáticamente por la aplicación de Android What to Draw? que podrás descargar de Google Play aquí. Y como el movimiento se demuestra andando, procedamos.

Tema a utilizar:

Es una captura de pantalla de la aplicación What to Draw, en ella la aplicación me propone el siguiente tema:

Un duende asesino con una lanza atacando a un escarabajo gigante cerca de un volcán.

cenefa2

No sé cómo llegué a esto. Siempre me he considerado una asesina seria, de esas que quedan grabadas en la memoria de la gente, como el que mató a Kennedy o el azúcar de palma. Cobro un buen pellizco por cada trabajo y hasta tengo mis normas, like a pro:

    1) La mitad de la recompensa antes y la otra mitad después del trabajo.
    2) Si me intentas engañar te mato gratis.
    3) Nada de comidas pesadas antes de dormir (aunque esta última es una norma más bien personal y por cuestiones de flatulencias).

    Llevo en el negocio de las defunciones asistidas desde que tengo uso de razón y eso fue hace ya la friolera de muchocientos años. Vengo de una larga saga de duendes asesinos: mi padre lo fue, mi abuelo lo fue, mi bisabuela lo fue, mi tatarabuelo lo fue y así sucesivamente hasta mi nosecuántastatarabuela, que lo inició todo al vengar a mi nosecuántostatarabuelo que murió atropellado por culpa de un taxista borracho (no fue el taxista el que le atropelló, el tipo salió de una taberna, como una cuba, haciendo eses, se tropezó con mi nosecuántostatarabuelo, le pisó un juanete y mi nosecuántostatarabuelo empezó a saltar, cogiéndose el pie que le dolía como si le hubiera pisado el juanete el mismísimo nosecuántostatarabuelo de Dumbo, la mala suerte hizo que en uno de esos saltitos perdiera el equilibrio y cayera a las vías del tranvía justo en el momento en el que éste pasaba por allí. Mi nosecuántostatarabuelo se marcó un Antoni Gaudí).
    En todos estos años mi familia se ha ganado un respeto que va más allá de las rivalidades y de quién se come el último trozo de pizza. Por eso no sé cómo narices he llegado a estos extremos. Aquí, en el culo del mundo, a los pies de un volcán que podría erupcionar en cualquier momento y convertirme en esa carne que se queda pegada al fondo de una olla a la que se le ha puesto poco aceite, luchando a muerte contra un escarabajo pelotero gigante que no para de adularme, armado únicamente con una lanza.
    —¡Eres una bellísima persona! —me grita el escarabajo.
    —¡Deja de hacerme la pelota! —le respondo.
    —¡No puedo, está en mi naturaleza!
    En serio, ¿cómo coño he caído tan bajo? ¿Por qué empezó todo? Ah sí, porque aquel idiota de la taberna me retó de la única forma que nadie puede ignorar: me miró y, vocalizando más de lo necesario, me dijo:
    —¡No hay huevos!
    A lo que yo solo pude responder:
    —¡¿Que no hay huevos?!
    Así que aquí estoy. Por suerte realmente no tengo huevos, porque sino se me estarían cociendo con el calor que desprende esta tierra.

2 comentarios en “Al tema #1

¡Dime algo, no seas asinas!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .