NarrArte 11: Pensamientos

[Nota fija]→ ¡Bienvenidos/as a NarrArte, la sección en la que escribo un relato inspirado en una foto (cada vez diferente) de Anarion Photo. ←[nota fija]

¿Conocéis la expresión «un penique por tus pensamientos»? Yo nunca he tenido que decirla. Desde pequeña he tenido la habilidad —por decirlo de alguna forma— de escuchar los pensamientos de la gente. Al principio lo recuerdo como algo abrumador, asfixiante. Escuchaba los pensamientos de todo el mundo, a la vez, sin filtros. Era algo bastante invasivo, pero con el tiempo aprendes a dejar que pasen solo los pensamientos que te interesa. Puede ser algo beneficioso, incluso relajante en algunos casos.
    Siempre me he mareado en los autobuses, en realidad me mareo en cualquier vehículo, así que cuando noto que las nauseas empiezan, me relajo escuchando los pensamientos de la gente que me parece interesante. Por ejemplo esa chica de ahí está mandándole un mensaje por Whatsapp a su novio, pero en realidad está pensando en un compañero suyo de trabajo del que lleva años enamorada. Piensa que si no fuera por que él estará en la oficina, no tendría sentido ir allí cada día. Nunca hará nada, porque es una mujer fiel, ni siquiera le ha dicho a su compañero que está enamorada de él. Hace unas semanas la vi algo alterada, llorando, y al leer sus pensamientos supe que había discutido con su pareja y que había decidido decirle a su compañero lo que sentía. Pensaba que había llegado el momento de dejar a su novio y de empezar de nuevo con otra persona. Si os soy sincera, aquel día estuve tentada de seguirla, cruzarme con su compañero y ver si sentía lo mismo por ella. Pero no soy una acosadora.
    El hombre que hay detrás de ella está enfadado, cada día, desde hace un año, coge esta línea de autobús a la misma hora, porque el conductor le recuerda a su novio, un hombre encantador que, por lo que sé, murió hace algo más de dos años. Por lo visto hoy el conductor es otro. He leído su mente y no está muy agusto con esta línea, y maldice a su compañero por haberse puesto enfermo. Creo que el hombre que se sienta detrás de la chica del teléfono no verá al conductor habitual hasta dentro de unos días. Sigue enfadado, y triste, piensa en su novio fallecido, respira hondo e intenta desviar la atención de ese pensamiento trágico para no echarse a llorar. Me dan ganas de abrazarle, pero no lo haré, no puedo, sería raro.
    Mi parada es la siguiente, me despido mentalmente de todos ellos y deseo de corazón que sus días sean todo lo que esperan que sean. Espero que sean felices, espero que encuentren la paz. Quizá mañana, cuando me los encuentre de nuevo, sus pensamientos hayan cambiado, quizá no sienta compasión por ellos, sino una inmensa alegría. Quién sabe, yo no puedo leer el futuro, solo los pensamientos.

© M. Floser.

Anuncios

4 comentarios sobre “NarrArte 11: Pensamientos

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s