MICROFICCIÓN #4

DEL TRONCO DE UN ÁRBOL

En el tronco de un árbol soñando estaba,
con ojos de topacio el elfo que lloraba.
Y en la luz del ocaso un canto suena,
es el elfo el que llora de pura pena.

Canta a la luna bien satisfecha,
que una criatura nueva está en la brecha.
En la brecha del árbol de un bosque inerte,
el elfo que llora por el placer de verte.

Belleza de luz de la noche estrellada,
tú simple humana, él leyenda encarnada.
En los montes bañados por el cielo oscuro,
se encuentran dos corazones sanos y puros.

Y ese niño elfo, y esa niña humana,
y ese amor que suena a pasión pagana.
Es la luz del sol la que ha nacido,
esas almas gemelas se han conocido.

Y ahora él consuela, y ahora llora ella,
y sus lágrimas brillan como mil estrellas.
Y ese árbol viejo que queda ya marchito,
padre orgulloso de su querido hijito.

Porque el elfo ama, porque el elfo crece,
y con la humana miran como el sol aparece.
Y ese árbol viejo, y ese amor infante,
se despiden con el ritmo de su último cante.

© 2015 M. Floser.

Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s